El inesperado cierre de TellTale

El inesperado cierre de TellTale

El 21 de septiembre el desarrollador TellTale confirmaba de forma inesperada que cierre total de sus operaciones por medio de un Twit. Esta decisión dejaba de forma inmediata sin empleo a la mayor parte (más de 200) de las personas que trabajaban en la empresa. Solo un equipo de 25 personas, incluidos el CEO continuarían con su trabajo hasta finalizar las operaciones de cierre. Si bien circulaban rumores sobre la precaria situación económica del desarrollador debido al fracaso sucesivo de sus proyectos y el despido del 25% del personal en noviembre de 2017, nadie esperaba esto.

 

La empresa fue creada en 2004 por Kevin Bruner, Dan Connors y Troy Molander, quienes renunciaron a LucasArts luego de que abandonara el género de la aventura gráfica. Desde entonces la empresa buscó mantener vivo el espíritu de aquellos viejos juegos de los 90 que tanto atrapaban la imaginación de las personas a través del humor y los clásicos personajes Sam & Max. TellTalle llegó a la fama en el año 2012 con la aventura gráfica The Walking Dead – Season 1, un juego en episodios que permitía explorar el universo creado por Robert Kirkman de una forma distinta. El juego fue ganador de varios premios de “Juego del Año” y solo auguraba cosas buenas para el desarrollador. TellTale se proponía además como un exitoso modelo de desarrollador/publicador, por lo que se convirtió en un estudio modelo en un breve lapso. Desde ese momento en adelante TellTale encaró proyectos más ambiciosos manteniendo el sistema de aventura gráfica que el dio éxito. The Wolf Among Us y The Walking Dead – Season 2 fueron bien recibidos, pero las críticas sobre el motor gráfico y los bugs se empezaron a sentir. En el año 2014 la empresa agregó a sus portfolio juegos sobre franquicias ajenas y así llegaron Game of Thrones – Season 1, Tales from the Borderlands, Minecraft: Story Mode, Batman: The TaleTell Series, Marvel’s Guardians of the Galaxy: The TellTale Series. Sin embargo, ninguno de estos juegos logró recapturar el éxito del primer juego.

En 2017 Bruner dejó la empresa e inició una demanda laboral contra la misma. Se contrató a Pete Hawley como CEO, quien inmediatamente buscó tomar decisiones renovadoras. Por un lado TellTale actualizaría su motor gráfico (llamado TellTale tool) y por otro entraría en un contrato con el gigante del streaming Netflix. El objetivo era llevar contenido interactivo al servicio, como así también producir los juegos estilo TellTale de las franquicias de la empresa, principalmente Stranger Things. El acuerdo nunca se finalizó y la empresa tomó la decisión de cerrar sus puertas. Los últimos años de la empresa estuvieron marcados por una cultura de “crunch” (trabajar más horas por día e incluso los fines de semana en los meses previos al lanzamiento de un juego) y los despidos inesperados. Por el momento quedará inconclusa la temporada final de The Walking Dead – The Final Season, cuyo episodio 2 se lanzó el 25 de septiembre. En un twit del día 24, el último de la compañía, figuraba una nota en la que la empresa promete buscar una solución a este brete. El mismo día del twit más de 275 ex-empleados de la compañía iniciaron una demanda colectiva por el incumplimiento de las leyes laborales.

Sea cual fuere el destino de la compañía, esperamos que todos los afectados encuentren nuevas posiciones laborales que les permitan continuar con sus carreras. Algunos desarrolladores, como Quantic Dream y 343 Industries entre otros, ya se encuentran en la búsqueda de dar solución a ese problema.

 

Fuente

 

Facebook Comments